Inicio > ¿Qué lleva el brunch originalmente?
Blog

¿Qué lleva el brunch originalmente?

¿Qué lleva el brunch originalmente?

Tal vez haya algún lector que alguna vez se haya preguntado qué lleva el brunch, o ¿qué es exactamente? Quizá también haya quien no tenga ni idea de cómo esa costumbre, a la que denominamos con un anglicismo, ha llegado a nuestro país. Sea como fuere y si alguna vez ese lector se ha hecho alguna pregunta parecida con respecto a esta comida, que parece un gran desayuno a media mañana, está en el sitio adecuado. 

Huevos, muffins, panqueques, esta comida temprana o desayuno tardía puede ser dulce o puede ser salada, pero veamos todo lo que hay que saber del brunch. 

¿De dónde es originario el brunch?

Aunque aún esta palabra no ha sido incluida en nuestro diccionario de manera oficial, la costumbre culinaria está bastante arraigada en nuestro país. No obstante, la palabra hay que saber que se trata de una composición o el resultado de otras dos: breakfast (desayuno en inglés) y lunch (comida o almuerzo también en inglés).

Una mezcla que tiene su explicación en el hecho de que esta comida se puede considerar como un desayuno tardío o una comida temprana. Oficialmente y en lo que a su origen respecta más allá de la terminología, se tiene constancia del brunch como tal a finales del siglo XIX. Una comida temprana propia solo de los domingos. 

Un hecho este del día de la semana que tiene mucho que ver con el hecho en sí, dado que era en esos domingos cuando el servicio doméstico solía librar. Eso sí, antes dejaban preparadas en las casas donde trabajaban un sinfín de comidas para que sus jefes pudieran comer durante todo el día. Una especie de bufé que incluía todo tipo de alimentos, desde el desayuno a la cena. 

Platos típicos que componen un brunch

Existen tres tipos de brunch: los salados, los dulces y los mixtos. La realidad es que la tipología más común es esta última que conjuga alimentos como pueden ser la bollería, tostadas, mermeladas, panqueques, galletas, muffins, batidos, zumos, tés o cafés con tortillas, huevos, salchichas, canapés y cócteles con alcohol. 

Una variedad increíble entre la que no pueden faltar algunos platos estrella propios del brunch inglés, cuanto este sigue siendo el mejor embajador de esta comida más allá de la primera mitad de la mañana. Todo un embajador con dos platos por bandera.

Los huevos benedictinos

Para hacer auténticos huevos benedictinos tenemos que freír bacon en una sartén sin necesidad de poner aceite. Una vez frito el bacon se pone en un plato y se reserva. Al mismo tiempo ponemos una olla con agua hirviendo. Cuando arranque a hervir, se añaden dos cucharadas de vinagre y una pizca de sal. Cascamos los huevos y los echamos en el agua hirviendo. 3-4 minutos son suficientes.

Montar los huevos escalfados sobre unos muffins ingleses, que se pueden comprar en cualquier gran superficie, y el bacon es el paso casi final a expensas de la salsa holandesa con la que decorar. Esta salsa se puede hacer o también se puede comprar hecha. Un poco de cebollino a modo de decoración es el toque final. 

Los panqueques, otro de los indispensables

Rociados con caramelos, sirope, nata o chocolate, da igual: lo importante son los panqueques. Para hacerlos hay cientos de recetas cuando esta es una bien sencilla: un huevo, una cucharadita de mantequilla, un taza de leche, una taza de harina, medio sobre de levadura y 4 cucharadas de azúcar. Se bate todo bien y, por último, se echa a la sartén.

Platos innovadores de un brunch

Como era de esperar en un país pionero en todo lo que tiene que ver con la gastronomía, la llegada a España del brunch ha supuesto que sean muchos los chefs y restaurantes que se han propuesto a innovar. Una innovación que ha pasado por la inclusión de platos que suelen hacer las delicias de los foodies, pero también de los que abanderan la vida saludable u otros modos de vida. 

Un claro ejemplo de esta innovación son algunos restaurantes que apuestan en sus cartas por este tipo de comida y por platos rompedores para unos brunchs originales y  cuanto menos innovadores. Eso sí, respetando en la mayoría de los casos la tradición del domingo de la que ya hemos hablado. 

Así, los domingos cada vez es más irresistible optar por un brunch. Uno que destaque por la sofisticación entre la normalidad es el que ofrecemos en el Palacio de Avilés. Se trata de una deliciosa  Cream Brulee, o una amplia variedad de quesos,  así como la ensalada Coleslaw (col, zanahoria, cebolleta, mayonesa, mostaza) o el gazpacho de melón con olivas negras. Todos ellos, ejemplos de la sofisticación que nos caracteriza.

El brunch es, en conclusión, una comida que cada día está más de moda en todo el mundo en general, y en España en particular. Una comida que se sitúa entre el desayuno y el almuerzo y que se torna del todo irresistible e innovadora en muchos casos.

 

Noticias relacionadas
¿Cuáles son los mejores vinos para un brunch?

¿Cuáles son los mejores vinos para un brunch?

14 Agosto 2019
Al escoger un vino para un brunch, lo más adecuado es no caer en las generalizaciones y buscar el maridaje cuando ya se haya pedido la comida. Es...
Pastel de cabracho asturiano, el plato estrella del verano

Pastel de cabracho asturiano, el plato estrella del verano

18 Julio 2019
El pastel de cabracho asturiano es uno los platos más típicos de esta región. Sencillo de elaborar pero con un resultado exquisito, es ideal para...
¿Te atreves con una boda celta en Asturias? Descubre los secretos de esta ceremonia

¿Te atreves con una boda celta en Asturias? Descubre los secretos de esta ceremonia

8 Julio 2019
Celebrar una boda celta en Asturias no deja de ser una fantástica manera de huir de los convencionalismos y de disfrutar de una ceremonia llena de...
¿Tienes alguna duda?
Ponte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso. Responderemos encantados a todas tus preguntas.
Puedes escribir a través de nuestro formulario de contacto o llamarnos directamente. Estamos a tu disposición.
Contacta con nosotros